Navegar Exposiciones (4 total)

Villa romana de la Torrecilla

Desde comienzos del siglo XX se conoce la riqueza arqueológica del Bajo Manzanares. El crecimiento urbanístico de Madrid, llevó a que la extracción de áridos en este área, fuese constante. Por este motivo aparecieron multitud de yacimientos prehistóricos y arqueológicos en la misma.

En Madrid fue Hugo Obermaier (1922) quien inicia los estudios de diversos yacimientos, pero pocos años después sería el Profesor D. Jose Pérez Barradas (1926) quien realizaría los primeros estudios en detalle.

Ante el avance de estas extracciones en la zona Baja del Manzanares la U.C.M. y la U.A.M. reaccionan y empiezan a actuar ante posibles yacimientos. Por entonces ya se había visto un tractor, por la zona limítrofe de La Torrecilla, que como contrapeso portaba un bloque de piedra (un fuste de piedra caliza) con inscripciones romanas.

Con un equipo dirigido por las Dras. Alonso Sanchez, Lucas Pellicer y Blasco Bosquet, intervienen en La Torrecilla las arqueólogas Mª Concepción Blasco y Mª Rosario Lucas, que en diversas campañas anuales sacaron a la luz una espléndida villa romana.

Abandonada hasta 2016, la C.A.M. ha encargado nuevas prospecciones a la empresa Arquex, cuyos estudios con georradar han determinado que la villa romana puede ser tres veces mayor de lo hasta ahora descubierto. Es pues la C.A.M. la que tiene la última palabra para darla a conocer al público en general. Desde 1980 hasta 2019 han transcurrido casi 40 años. ¿Veremos abierta al público la Villa Romana de La Torrecilla algún día?

Jose Maria Real Pingarrón

27- Sep - 2019

La Guerra Civil en Getafe

“Fue en España donde los hombres aprendieron que es posible tener razón y, aun así, sufrir la derrota; que la fuerza puede vencer al espíritu, y que hay momentos en que el coraje, no tiene recompensa. Esto es, sin duda, lo que explica porque tantos hombres en el mundo consideran el drama español como una tragedia personal”

Albert Camus

(Comentario sobre la fascinación mundial de la Guerra Civil española)

José María Real Pingarrón

Rincones de Getafe

Exposición organizada por La Carpa Creadores de Getafe, del 2 la 15 de junio de 2017.

El ferrocarril en Getafe

Getafe siempre estuvo bien comunicado, como correspondía a la población más importante en vecindario y producción cerealista, al Sur de la Capital, durante siglos. Calzadas romanas y vías pecuarias pasaban por sus contornos, y también numerosos caminos de la legua. El camino viejo a la Toletum visigoda fue otra de sus vías de comunicación, después Camino Real de Toledo.

En el siglo XVII, sobre antiguas vías ya existentes, se crea el Camino Real de Andalucía. Y entre los siglos XVIII y XIX se crea otro medio de transporte muy poco conocido en Getafe, el Real Canal del Manzanares, paralelo al cauce del rio, para el comercio entre Madrid y Aranjuez, además de las zonas por las que transcurría, por medio de barcazas, en las vegas del Manzanares y Jarama.

Un poco más tarde se instalan en el Cerro de los Ángeles dos estaciones de telégrafo óptico, que comunicaban Madrid y Cádiz una, y Madrid y Aranjuez (Palacio Real) la otra.

Entre 1849 y 1850 la Corporación Municipal de Getafe autoriza el paso del FFCC por Getafe, pero con recelos, lo hacen a dos kms del pueblo. La compañía había proyectado su paso por la población, pero la Corporación no quiso.

En 1851 se inauguró el FFCC de Madrid a Aranjuez. A la estación de Getafe se la conoció: 1º como Getafe (a secas), 2º como Getafe – Alicante y 3º como Getafe – Industrial. La sabiduría popular la bautizó como “La Estación Larga”.

La Corporación se da cuenta de su error y cuando se pone en marcha el FFCC a Extremadura (Madrid – Cáceres – Portugal) trata de atraerlo, pero finalmente se realiza su paso por Leganés. (Acta A.M.G. 22/Enero/1873).

Entre 1877 y 1879 Getafe decide entrar en la línea Madrid – Badajoz por Ciudad Real. Se inauguró en Febrero de 1879. Su estación recibió el nombre de Getafe – Directa, después seria Getafe – Badajoz y ahora es Getafe – Central. La sabiduría popular la bautizó como “La Estación Corta”.

La creación del FFCC tuvo dos consecuencias lógicas que afectaron a Getafe. La primera fue la desaparición por obsolescencia del Real Canal del Manzanares y la segunda la eliminación de la telegrafía óptica, sustituida por la telegrafía eléctrica.

Unos años después (1911) se formaría el Aeródromo de Getafe, sobre la antigua dehesa comunal de Santa Quiteria.

Getafe a 1 de octubre de 2019

 Jose Maria Real Pingarrón